fbpx
Volver arriba
Publicidad en redes sociales: ¿cómo te ayuda a alcanzar tus objetivos?

Publicidad en redes sociales: ¿pagar o no pagar?

Seguro conoces a más de un emprendedor que desea impactar a un millón de personas en el ámbito digital sin pagar publicidad en redes sociales

¿Eres uno de ellos? Discúlpame, pero es tiempo de que cambies esa mentalidad. A partir de hoy destina algo de presupuesto para Facebook Ads, y dependiendo de tu negocio, las opciones de campañas pagadas de Twitter y Linkedin. 

¿Por qué? Porque ninguna marca o negocio obtiene resultados significativos en términos de reputación digital y ventas a base de solo publicar, por más constante que sea.  

Tampoco es de gran ayuda compartir las publicaciones de tu negocio entre amigos esperando que ellos las repliquen tanto que tus mensajes se conviertan en virales. Más aún, después de los cambios en el algoritmo de Facebook implementados hace unos años.

Vas a decir: claro que hay publicaciones que se hacen virales sin un solo centavo. Claro, pero no sucede todos los días y, aunque no lo parezca, detrás de muchos de los posts que llegan a millones (sobre todo si pertenecen a marcas) hay pautas comerciales.

Bueno, pues el objetivo no es hacerte gastar por gastar, ¡mucho menos ahora! Sino darte norte sobre cuándo es bueno anunciarse en Facebook para dar un empujón a tu presencia en internet. 

¿Cuándo pagar publicidad en redes sociales? 

Antes de responder hay que decir que el éxito de un negocio o una marca en internet depende de muchos factores. 

Si la propuesta de valor no está clara, por ejemplo, es probable que el emprendimiento fracase aún pagando publicidad en redes

Por lo general, las marcas y negocios con mejores resultados en el mundo digital combinan muy bien estrategias de marketing digital tanto de paga como gratuitas. 

¿Cuáles son las estrategias gratuitas? Entre ellas encontramos: 

Con los esfuerzos anteriores no necesitas pagar nada a las plataformas, si bien, es preciso invertir tiempo y algo de dinero en planear, escribir, crear bases de datos, desarrollar contenido gráfico encantador y un largo etcétera. 

Hay quienes apuestan sólo por esta vía y es genial, pero lo cierto es que siempre, en algún punto, es imposible dejar huella en la audiencia meta sin anuncios en redes sociales

Seamos honestos, Facebook, Instagram y todas las redes sociales que conozcas se crearon para que las marcas compren publicidad y los usuarios la consumamos.

Lo cierto es que una vez que pagas, las redes te proporcionan los segmentos de mercado que buscas, armados a la medida y muy bien localizados.

Esto es posible gracias a los datos sobre preferencias, rutinas, ubicaciones y amistades que millones de personas proporcionamos cada día. 

Publicidad en redes sociales: tu audiencia ante tu marca.
La publicidad en redes sociales es un excelente camino para llegar a tu audiencia meta.

¿Qué obtienes al invertir en publicidad? 

Mucho. La verdad es que puedes llegar más rápido a tus metas comerciales a través de publicidad efectiva en Facebook.

De hecho, en esta red tu inversión en anuncios está determinada por los objetivos que ella sugiere, pero que tú eliges dependiendo de lo que quieres lograr. Mira:

Reconocimiento de marca 

Cuando tu negocio es nuevo o tu marca apenas será dada a conocer, Facebook te ayuda a ponerla frente a los ojos de personas que aprovecharán mejor tu propuesta de valor de aquí en adelante. 

Alcance

En lugar de pretender que tus contenidos lleguen a muchas personas de “boca en boca”, lanza un anuncio con este objetivo y Facebook te ayudará a expandir el mensaje tanto como sea el tamaño de tu audiencia meta y tu presupuesto

Tráfico

Si tienes un nuevo sitio web o deseas obtener más suscriptores en tu landing page, pon tu dinero en este objetivo y envía usuarios de Facebook e Instagram hacia allá. También es útil si quieres más mensajes de Whatsapp o Messenger de clientes potenciales.

Interacción con una publicación

¿Quieres que tu audiencia deje un like o comente tu publicación estrella, o bien, deseas que más gente asista a un evento? Apuesta por este objetivo. ¿Por qué pagar por likes? Porque mejora el reconocimiento social del post frente a otros: “si a muchos les gusta debe ser bueno”. 

Instalaciones de la app

¿Tu negocio cuenta con una app? Permite que Facebook te ayude a agilizar las descargas. Sé persuasivo con tu mensaje y deja claro ante tus destinatarios cuáles son los beneficios de que te lleven todos los días en su teléfono.

Reproducciones de video

El objetivo es muy claro: si creas material audiovisual increíble sobre tu negocio, ¿por qué limitar su difusión a tu grupo de amigos? Paga por este objetivo y captura la atención de los consumidores que tu emprendimiento requiere. 

Generación de clientes potenciales

Obsequia descargas de libros, consultas gratuitas o pruebas de tu producto a las personas que llenen el formulario que Facebook presenta a la audiencia deseada cada vez que apuestas por este objetivo. 

Mensajes

Si a tu negocio le va súper bien con las ventas a través de chats, crea anuncios basados en este objetivo y recibe más personas listas para iniciar la conversación en Messenger o Whatsapp

Conversiones

Utiliza este objetivo para motivar ventas o suscripciones entre personas que conocen muy bien tu marca o negocio y que sólo necesitan un “empujoncito” para adquirir lo que tú ofreces. 

Ventas de catálogo

¿Tienes tienda en Facebook? Promueve tus productos entre las personas susceptibles de comprarlos. 

Visitas en la tienda 

Haz que los usuarios de las redes vayan a tu tienda física una vez que pase la pandemia. Aunque los resultados son difíciles de medir porque se trata de una acción offline, hay infinidad de maneras de saber cómo y por qué llegaron tus clientes hasta ahí.

¿Qué piensas ahora?

El 2020 nos hizo meditar sobre nuestros gastos: somos más cuidadosos. No obstante, la publicidad en redes sociales es una inversión que genera más ingresos

Pero hay que invertir bien. Si tienes dudas o requieres de los servicios de una agencia de de marketing digital, siempre puedes contar con NeueStudio. ¡Sí, señor!